Envios a todo México | Gratis en compras mayores a $1,000 pesos | 100% Discreto

TU DEBER ES DISFRUTAR

¿Qué tal?  Hoy quiero que platiquemos de un tema que, aunque podría parecer obvio, en la práctica muchos parecemos olvidar, ya sea porque nos dejamos arrastrar por la rutina, porque nos educaron para centrarnos en el deber y no tanto en el placer, o porque tenemos la idea de que, simplemente, “nacimos para sufrir”.  Puede sonar melodramático, pero no disfrutar plenamente de tu vida sexual es una manera de generar frustración, y eso, a la larga, se convierte en sufrimiento.

 

Sí; de alguna manera estamos conscientes de que disfrutar de una vida sexual saludable y plena es nuestro derecho.  En teoría eso no debería representar un reto, pero a veces la práctica hace un tanto complicado dar y placer y vivirlo en carne propia.  Por eso, en esta ocasión te propongo algunos mandamientos para que te des oportunidad de vivir a profundidad el placer al que tienes derecho.

 

Primero, recuerda que una invitación al placer es siempre maravillosa.  ¡Aprende a excitar a tu pareja! Puedes echar mano de un escote pronunciado, lencería especial, un lugar romántico, jugar con aromas, juguetes, y darse el tiempo y la oportunidad de perder la cabeza juntos.  ¡Tómense su tiempo!  Hay que ir haciendo crecer el fuego, aprender qué les gusta y cómo, y saber darle tu toque personal:  tu pareja estará feliz, y tú encontrarás en ello una gran fuente de placer.

 

Aceptar tu cuerpo es básico.  Lo mejor durante el acto sexual es dejar de ser consciente de tus imperfecciones y dejarte llevar.  Deja fuera comentarios de inseguridad como “no mires mi celulitis”, o “ya sé que mis pechos son pequeños”, y concéntrate en sentir y disfrutar.  En lo demás, nadie se fija.

 

Déjate observar. 
A todos nos gusta mirar; en segundos, el deseo pasa por la mirada. Esta noche permite que te observe haciendo lo que más te gusta (bailar, tocarte solamente, haciendo un striptease…). Disfruta del espectáculo tú también. En el sexo no se trata de sufrir nada, por el contrario. ¡Todo es absoluto placer consensuado!

 

A estas alturas deberás conocer ya los gustos de tu pareja, y si no, ¡atrévete a descubrirlas!. Tanto como a hombres como mujeres nos gusta que ciertas partes de nuestro cuerpo sean estimuladas. Acaríciense, descúbranse, pregúntense… No hay nada mejor que buscar en el otro y encontrar en uno mismo.

 

Expresa tus deseos 
La comunicación de pareja es siempre lo mejor cuando de tener buen sexo se trata. Decir lo que nos gusta con todas sus letras es lo más recomendable: Tu pareja se sentirá halagada de que te intereses en sus gustos y querrá hacer más. A muchos les gusta que sus parejas hagan ruidos de satisfacción y usen palabras muy directas. Utiliza pocas palabras, pero tiernas; evita dar órdenes.

En el tema sexual, ambos pueden –y deben- tomar la iniciativa.
Ellos no siempre tendrían que dar el primer paso, y a muchos les encanta que ellas tomen la iniciativa. Envíale un mail o un mensaje  sexy para que sepa lo que le espera esa noche. Ambos pueden encontrar maneras encantadoras de erotizarse desde muchas horas antes de concretar el encuentro, y eso, muy seguramente, aumentará el placer de ambos.

 

No lo olvides: ¡Un beso largo, profundo y apasionado siempre funciona! Recuerda que el mandamiento más importante es disfrutar. El sexo se goza.

 

No dudes en poner en práctica estas ideas, y, si necesitas asesoría, escríbeme a lizg@zona-g.com.mx Podemos platicar o directamente hacer tu cita personal de Sex Coaching. También te invito a seguirme en Twitter: @@SexCoachMX ¡Sígueme y cuéntame qué temas te gustaría que abordemos en el blog!


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados